nutricion

Reduce el consumo de sal en tus comidas

como reducir la sal de la dieta

Reduce el consumo de sal en tus comidas

Para muchas personas, consumir mucho sodio (sal) puede contribuir a altas presiones sanguíneas, esto puede llevar a un riesgo cardiovascular, cuyas enfermedades son ataques al corazón, alguna enfermedad en particular, retención de fluidos e inflamación.

Si sufres algunas de estas enfermedades o problemas listados aquí arriba, lo mejor es que reduzcan tu consumo de sal y que evites alimentos altos en sal, ayudara a mantener tus niveles sanos.

Una cucharada de sal contiene alrededor de 2,300 miligramos de sodio. Solo un cuarto de una cucharada tiene 580 y una pizca de sal, alrededor de 150 miligramos.

Aunque la sal es un recurso primario en nuestra alimentación, muchas comidas procesadas contienen altas medidas de sodio. Alimentos en lata, comidas congeladas, carnes, entre otras. Desde la sal de mesa que usamos diariamente, hasta los aditivos en las comidas de fábrica y las diferentes formas que existen para preservar los alimentos, cada día nuestro consumo de sodio aumenta desfavoreciendo nuestros estados de salud. 

Por esta razón es importante controlar nuestro consumo, para esto se necesita mucho más que solo alejar el salero del centro de la mesa. Es importante aprender a leer las etiquetas de los productos que compramos, de esta manera podemos darnos cuenta de toda la cantidad de sal (muchas veces dañina para el cuerpo y metabolismo) que realmente consumimos. Evita los productos que contengan más de 140 miligramos de sodio por porción. Otra forma de reducirlo es enjuagar los productos enlatados y de ninguna forma vaciarlos en el sartén con el agua en el que vienen. Al pasarlos por el chorro de agua no solo quitas la sal, también te deshaces de aditivos o conservadores que también son muy dañinos.

De acuerdo con the Dietary Guidelines for Americans, 2015-2020, estos grupos de personas deberían de limitar su consumo a menos de 1,500 miligramos por día:

  • Diabéticos
  • Personas que padecen de presión sanguínea alta
  • Personas con problemas de riñones
  • Cualquier persona mayor a 50 años

Cualquier otra persona que no entra en el grupo listado arriba, debería de mantener su consumo a 2,300 miligramos al día, lo cual algunas veces no es tarea fácil por el estilo de vida que la mayoría de las personas llevan. Incluso algunos alimentos que son buenos para tu salud, por ejemplo, la leche, la mantequilla y el pan. Recomendamos de nuevo observar en las etiquetas la cantidad incluida de sal por porción para que sea más fácil medir las cantidades adecuadas.

La mayoría de las veces no encontramos el nombre de sal o sodio como tal en las etiquetas, aquí te dejamos una lista con los nombres más comunes:

  • Glutamato monosódico
  • bicarbonato de sodio
  • Horno para cocinar
  • Fosfato de disodio
  • Alginato de sodio
  • Nitrato o nitrito de sodio.

La verdad es que tu cuerpo necesita del sodio. Existen muchos procesos fisiológicos básicos que tu cuerpo realiza utilizando este compuesto. Se ha recalcado hoy en día que las cantidades de consumo habían aumentado por el estilo de vida actual y las comidas pre-congeladas, enlatadas o rápidas que mucha gente consume por facilidad.

justify;">Por este motivo recomendamos que lo mejor para tu salud es preparar tus propios alimentos, el sabor y el valor nutricional es mayor y no te preocuparías en mucho por tu consumo de sodio, entre otros ingredientes dañinos para tu salud incluidos en muchos alimentos pre-fabricados.

IMPORTANTE: La información aquí representada es de carácter informativo y no pretende ofrecer una consulta o recomendación médica. No reemplaza la opinión del médico o especialista. Consulte a su médico o especialista. Consulte a su médico antes de iniciar cualquier tratamiento y/o programa físico.

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

ARTICULOS POPULARES

IMPORTANTE: La información aquí representada es de carácter informativo y no pretende ofrecer una consulta o recomendación médica. No reemplaza la opinión del médico o especialista. Consulte a su médico o especialista. Consulte a su médico antes de iniciar cualquier tratamiento y/o programa físico.
To Top