nutricion

Que es la FIBRA DIETETICA?

Fibra Dietética

La fibra de la dieta por si sola, no tiene valor nutritivo y ni siquiera se asimila en el organismo; sin embargo a lo largo de los últimos años, ha adquirido creciente importancia como uno de los elementos más importantes de nuestra dieta.

La fibra dietética es importante por 3 razones fundamentales:
1) Proporciona masa sin calorías.
2 Es un elemento integral de los alimentos que tienen una elevada densidad de alimentos.
3) Tiene acciones benéficas a su paso por el aparato digestivo.

Historia

La relevancia en la fibra en la alimentación humana no es un descubrimiento reciente. Desde tiempos antiguos, escritores populares y curanderos han insistido en la necesidad de que el salvado y otros componentes difíciles de digerir se incorporen a la dieta.
En en el siglo V a.c. Hipócrates recomendó que el pan se preparara con harina integral. Más tarde en el siglo XIX, Graham recorrió los E.U. promocionando entre otras cosas el consumo de salvado. La comunidad científica subestimó el consumo de fibra, probablemente debido a que no se le consideraba un nutrimento. Aún cuando desde la década de los treinta, se relacionaron investigaciones que contribuyeron al entendimiento de la función de la fibra, no fué si no hasta veinte años después que se empezaron a desarrollar métodos complejos para aplicarse a su estudio.

Componentes de la fibra dietética

La fibra dietética es un material presente en la pared de las células vegetales, la cual contiene rigidez, y que no se digiere en el tubo digestivo alto de nuestra especie.

La fibra es un carbohidrato complejo similar en su estructura molecular al almidón, aunque difiere de este en la forma como se mantienen unidas sus moléculas. El intestino humano contiene enzimas que pueden dividir las moléculas de almidón en sus azúcares componentes.

La fibra está compuesta de cadenas largas de azúcares simples (polisacáridos) que contienen ramificaciones similares a las de algunos almidones. Las uniones entre los azúcares simples de las cadenas están construidas de tal manera que el ser humano no cuenta con las enzimas necesarias para degradarlas por lo que no las puede digerir y utilizar para obtener energía.

Existen algunos hidratos de carbono que no pueden ser hidrolizados (digeridos) por las enzimas digestivas humanas. El remanente indigerible conocido como fibra dietética, pasa a través del tracto gastrointestinal y se elimina por medio de las heces fecales.
La fibra proviene de las paredes celulares de las plantas que se componen principalmente de tres polisacáridos, (celulosa, pectina, y hemicelulosa) así como de lignina. Provienen sólo de las plantas, no se encuentran en ningún alimento de origen animal.

El componente más abundante de la fibra dietética es la celulosa. El contenido de fibra de los alimentos varía según la clase de planta, su edad, y el grado de transformación a que haya sido sometida. Los cereales integrales son la mejor fuente de fibra debido al salvado, que es la cascarilla que recubre la semilla, contiene 6% de celulosa, 24% de hemicelulosa y 4% de lignina.
Las frutas y verduras, sobre todo si se consumen crudas representan también una fuente de fibra.

Propiedades y Funciones de la Fibra

La fibra tiene un efecto especial en la función intestinal debido a las siguientes propiedades:
– su habilidad para absorber agua e hincharse
– su capacidad de formar geles
– su facultad de intercambiar cationes
– su aptitud para absorber moléculas orgánicas (como las sales biliares) del intestino

La combinación de estas propiedades altera el peso de la materia fecal, cambia la composición de la flora intestinal, liga varios iones tales como el calcio, el zinc y el hierro y acelera el tránsito de los alimentos a través del intestino.

Fibra y Salud:

Se ha sugerido que la ausencia de fibra en la dieta, puede estar asociada con la enfermedad isquémica del corazón, la diabetes mellitus, el cáncer de colon y recto, la diverticulosis, los cálculos biliares, la hernia hiatal, las venas varicosas, las hemorroides y otras enfermedades del tracto gastrointestinal.

Hasta el momento, hay dos evidencias relacionadas con el efecto que produce el aumento en el contenido de fibra de las dietas humanas. La primera es la observación epidemiológica de que en ciertas comunidades africanas que consumen grandes cantidades de fibra, se encuentra una menor frecuencia de diverticulosis, colitis, enteritis, y cáncer de colon, que en poblaciones occidentales. El segundo tipo de evidencia es de origen farmacológico y se refiere a la mejoría de los síntomas en pacientes con diverticulitis después de aumentar el contenido de fibra en sus dietas. Aun cuando los efectos de la fibra dietética dependen del tipo y la cantidad que de ella se ingiera, la mayoría de sus acciones se limita al intestino grueso.

Una dieta rica en celulosa, hemicelulosa y pectina produce una materia fecal voluminosa y suave, facilita su tránsito y la distensión normal del colón.

El aparato gastrointestinal no es solo un conducto por el que pasa la comida para su digestión y asimilación; se trata de una bomba muy eficaz que empuja la comida en una dirección y con una velocidad que permite una digestión y absorción máxima, al mismo tiempo que elimina los productos de desecho del organismo. Cuanto más tiempo pase el contenido en el intestino, mayor será el trabajo de los músculos del aparato gastrointestinal y mayor la presión generada.
Una de las propiedades de la fibra es que atrapa agua en el sistema gastrointestinal y así suaviza el contenido; el resultado es que la pared muscular del intestino trabaja con menos dificultad y desplaza el contenido intestinal con mayor celeridad y menor presión.

Fibra y Control de Peso

La obesidad es un padecimiento poco frecuente en las poblaciones donde se consumen grandes cantidades de hidratos de carbono de tipo complejo, sobre todo, fibra natural.
La fibra como tal casi no proporciona energía. Especialmente las frutas y verduras son muy bajos en energía, sin embargo la fibra es “llenadora”, debido a que absorbe agua a medida que recorre el tracto digestivo; es decir, contribuye a la saciedad por lo que la persona tiende a sentirse satisfecha, cuando consume una cantidad elevada de fibra, aunque la energía consumida haya sido escasa. Existe otra razón por la cual el consumo de fibra contribuye al control de peso. Se necesita mas tiempo para masticar un alimento fibroso que uno que no lo es, esto retarda el proceso de la alimentación y permite que las señales de saciedad lleguen al cerebro antes que el sujeto se exceda en la ingestión de alimentos. También la fibra retarda la absorción de azucares, y es rica en nutrientes, considerándola además como laxante.

El colesterol se puede unir a algunos tipos de fibras y excretarse así directamente a través de las heces. Se cree que el efecto sobre el colesterol es el resultado de la unión de la fibra con las sales biliares que disminuyen de esta manera su re absorción. La fibra puede disminuir las concentraciones sanguíneas de triglicéridos que al igual que el colesterol se relacionan con la ateroesclerosis.

Bibliografía

– Cuaderno de Nutrición, Volumen 5, Septiembre- Octubre 1985
– Abdullah, A; Baldwin R.E y Minor H. 1984


– Adrian J. “The Marillard Reaction” 1982

IMPORTANTE: La información aqui representada es de caracter informativo y no pretende ofrecer una consulta o recomendación médica. No reemplaza la opinión del médico o especialista. Consulte a su médico o especialista. Consulte a su médico antes de iniciar cualquier tratamiento y/o programa físico.

ARTICULOS POPULARES

IMPORTANTE: La información aquí representada es de carácter informativo y no pretende ofrecer una consulta o recomendación médica. No reemplaza la opinión del médico o especialista. Consulte a su médico o especialista. Consulte a su médico antes de iniciar cualquier tratamiento y/o programa físico.
To Top